DESDE NUESTRA TRINCHERA

La academia tras la pandemia.

Mtro. Héctor Daniel Estrada Pérez

Después de más de un año de estar en confinamiento, los profesores y los alumnos, han tenido que lidiar con todo tipo de situaciones y conflictos que se han presentado tras la implementación de un modelo híbrido, que ha sido emergente y con poca coherencia a las necesidades que tienen los usuarios.

Es que si bien, la intención trato de ser la mejor, procurando tener la mayor cobertura, también es cierto que la implementación no fue la adecuada, pues mucho de lo que se tuvo que hacer por parte de estudiantes y profesores, tuvo que ser aprendido de manera propia, con tutoriales encontrados en la web, o con cursos que se fueron tomados en donde se podía, algunos gratuitos y otros de paga. En fin, después de más de un año de pandemia, y ahora que parece que se medio controlado, y tras el desarrollo de las vacunas y la respectiva vacunación a personal escolar, podemos rescatar aspectos positivos y negativos.

Dentro de los aspectos positivos destacamos tres de ellos:

  1. Uso de Tic’s. Grandes herramientas que se tuvieron que utilizar y que han sido fundamentales durante este período de confinamientos. De gran utilidad en la práctica y que seguramente más de uno utilizará aún cuando se regrese a las clases presenciales.
  2.  Actualización docente. Como nunca los docentes requirieron de la capacitación. Si bien, mucha de ella contenía algunas elementos no del todo certeros, también es cierto que como fue pasando el tiempo y se tuvo más demanda, los contenidos se fueron mejorando e incluso más de un docente compartió sus propios cursos a fin de apoyar a los compañeros.
  3. Autoaprendizaje. Si hablamos de requerimientos, los alumnos no fueron la excepción. Los alumnos tuvieron que aprender de igual forma a usar la s herramientas tecnológicas que les permitieran no solo tener conexión y comunicación con los profesores, sino que además tuvieron que investigar y aprender por su propia cuenta, con diferentes estrategias, desde grupos de trabajo, pasando por asesorías y por supuesto la investigación de campo que reforzará los aprendizajes.

En lo que refiere a los aspectos negativos, consideramos estos tres:

  1. Equidad en la implementación de la estrategia. Aunque de buenas intenciones, la realidad es que la estrategia implementada para los aprendizajes, no fue en su totalidad equitativa. Solo hay que recordar aquellas casas que solo cuentan con un televisor y más de un hijo. La computadora que era del hogar, tuvo que rendir como nunca, pues muchos casa solo cuentan con una solo máquina y los usuarios eran padres e hijos, unos por cuestiones laborales y otros por cuestiones educativas, o aquellos lugares que por economía no contaban con internet  o señal de televisión, o como simplemente no llegaban a esas regiones.
  2. Utilización de recursos propios. Es destacable la adaptación que todos los involucrados tuvieron, sin embargo, es considerable que los recursos materiales con los cuales se enfrentaron a la pandemia, en muchos casos son propios, es así que los desgastes de luz, agua, equipamiento, internet, etc. Se dieron del bolsillo de cada uno, lo que ha sido en algunos casos temas de discusión y de molestia en muchos más.
  3. La invasión a la privacidad. Tuvimos que dejar entrar a nuestros hogares a todos, pues en el más afortunado de los casos se destinaba un espacio apartado donde se desarrollaban las videoconferencias o clases presenciales, sin embargo en la gran mayoría no sucedió así. Es por ello que se tuvo que compartir la intimidad de la casa con todo lo que conlleva, desde ver el arreglo de la misma, los incomodos e inevitables sonidos externos que distraen, hasta las desafortunadas situaciones de los integrantes del hogar que se atravesaban frente a la cámara en plena videoconferencia.

Situaciones son muchas, hay ejemplos de profesores que en el afán de llevar la educación, han hecho cosas impresionantes, como recorrer kilómetros para alcanzar a aquellos alumnos que no cuentan con la dicha del internet. Alumnos que han tenido que salir a las calles para tomar clases con el internet gratuito, y muchas instituciones que abrieron sus cursos para otorgarlos gratuitos y colaborar en la capacitación a docentes y alumnos.

Es así que en esté número tratamos de mostrar algunas de las reflexiones que se han presentado a lo largo de estos meses , en los cuales se ha luchando contra la Covid-19. Los colaboradores nos comparten, parte de las experiencias y situaciones que han vivido en el día a día. Nosotros desde nuestra trinchera, queremos destacar, honrar y felicitar a todos los actores de la academia, que han sobrevivido a tantas situaciones no controladas; han dado mucho más de lo que las expectativas requerían; se han tenido que adaptar a las diversas situaciones que se han presentado; pero sobretodo han tenido un alto grado de compromiso con sus deberes. En Coneduca y Revista Edurama solo nos queda felicitarles por su esmero y esfuerzo.

Estimado lector, le invitamos a seguir leyendo los diferentes puntos de vista, de quienes hacen posible la educación. Comparta con nosotros sus experiencias y el gusto de la lectura. Continuamos invitándolo a que participe con sus observaciones, y por favor siéntase libre de compartir e invitar a sus conocidos a escribir y participar con nosotros. Este gran esfuerzo que se hace, es aportar a la búsqueda de la mejora continua en la educación desde el punto de vista de los actores de la educación.