Desde nuestra Trinchera

Este número se lo hemos dedicado a la inclusión educativa. Cuando hablamos de inclusión, definimos un concepto que refiere a hacer perteneciente aquello que no es.

De acuerdo con la Real Academia de la Lengua Española, inclusión viene de la raíz incluir que a su vez significa “1. Poner algo dentro de otra cosa o dentro de sus límites. 2. Dicho de una cosa: Contener a otra, o llevarla” (Real Academia Española, 2019). La Nueva Escuela Mexicana (NEM) ha retomado el concepto a fin de incluirlo como uno de los ejes que se ha establecido como parte de la calidad educativa.

La Ley General de Educación, señala en su artículo 32, primer párrafo, que “Las autoridades educativas tomarán medidas tendientes a establecer condiciones que permitan el ejercicio pleno del derecho a la educación de calidad de cada individuo, una mayor equidad educativa, así como el logro de la efectiva igualdad en oportunidades de acceso, tránsito y permanencia en los servicios educativos“. Asimismo, en su artículo 33, fracción II Bis.- prevé las autoridades educativas, en el ámbito de sus respectivas competencias, llevarán a cabo, entre otras, las siguientes actividades: “Desarrollarán bajo el principio de inclusión, programas de capacitación, asesoría y apoyo a los maestros que atiendan alumnos con discapacidad y con aptitudes sobresalientes en términos de lo dispuesto en el artículo 41; fracción IV BisFortalecerán la educación especial y la educación inicial, incluyendo a las personas con discapacidad”; fracción V.Otorgarán apoyos pedagógicos a grupos con requerimientos educativos específicos, tales como programas encaminados a recuperar retrasos en el aprovechamiento escolar de alumnas y alumnos“. Por otra parte, el artículo 41 señala que “La educación especial tiene como propósito identificar, prevenir y eliminar las barreras que limitan el aprendizaje y la participación plena y efectiva en la sociedad de las personas con discapacidad, con dificultades severas de aprendizaje, de conducta o de comunicación, así como de aquellas con aptitudes sobresalientes…“. (Diario Oficial de la Federación, 2019)

Las políticas de inclusión, no son algo nuevo, se han trabajado en ello desde hace muchos años, no obstante aún falta mucho camino y el que se vuelva un punto de tal relevancia para la política educativa, es de suma importancia, pensando que es necesario mejorar en todos los aspectos y hacer consciencia de las necesidades que se tiene en el país, no obstante debo insistir que no es algo nuevo, muchas instituciones de educación, tienen en su quehacer la inclusión, muchas instituciones han desarrollado grandes esfuerzos por cada vez más volverse más incluyentes. 

Es así como la inclusión educativa se vuelve medular en este contexto mexicano, de ahí que su relevancia sea para nosotros tema central. En este número vamos a encontrar la realidad en de este tema en diversas perspectivas, cómo es el tratamiento y qué se debería contemplar para llevarlo a buen puerto.

La inclusión educativa entonces pasa por entender las condiciones sociales, las geográficas, las preferencias sexuales, el entendimiento de carencias, la unión de las etnias, la comprensión de las culturas, el conocimiento de las razas, la apreciación de las diferencias cognitivas.

Las instituciones de educación día a día se van preparando, mejorando instalaciones, capacitando a su personal, haciendo consciencia en los compañeros, creando consciencia de que las diferencias unen y que todos requieren de todos. Aunque hay que ser realistas y entender que muchas veces los resultados no alcanzan la inmediatez que requiere la sociedad, muchas veces parece que los resultados no se reflejan. El esfuerzo no debe claudicar, por el contrario, debe reforzarse y reflejarse cada vez más cierto en cualquier de sus contextos.

En el caso personal, me quedo con una imagen que no hace mucho encontré en las redes sociales y que me parece resume todo y que ahora les comparto.

*Créditos de la imagen empleada:
A quien corresponda.

Al final todos somos diferentes y por ende todos necesitamos sentirnos incluidos. Me gustaría pensar que el día que comprendamos que la tolerancia de entendernos los unos a los otros, y hacer sin preguntar un por qué, sino simplemente hacer por empatía a las circunstancias del otro, entonces somos incluyentes. Aprender de ti, para aprender de mi, compartir de mi para compartir de ti.