La educación, los desafíos para el nuevo gobierno

Mtra. Dolores Maribel Cantero Ramirez

En 2024, las y los mexicanos fueron partícipes de un proceso electoral y como resultado se eligió a una mujer como Presidenta de la Nación.

Este cambio sugiere llevar a cabo un proceso de transformación en todos los ámbitos del País social, económico, político y educativo, siendo este último sin duda el que requiere un análisis más profundo sobre las necesidades para lograr un país acorde a las necesidades de un mundo en constante cambio en todos los factores que lo integran.

El sector educativo en México enfrenta una serie de desafíos complejos y multifacéticos que requieren atención urgente y soluciones innovadoras por parte del nuevo gobierno. Uno de los más importantes retos a vencer es la creciente apatía de los estudiantes dentro del salón de clases donde el docente echa mano de todo lo que está a su alcance para motivar y lograr que se den cuenta de la importancia que tiene el seguirse preparando hacia una vida laboral cada vez mas exigente y evitar el abandono de las aulas. Deberá buscar que los contenidos le resulte significativo mediante una educación de calidad, es donde surge, otra necesidad a vencer ya que a pesar de los esfuerzos por lograr que exista una educación con las mismas oportunidades las disparidades persisten y son verdaderamente significativas en la calidad de la educación entre zonas urbanas y rurales, así como entre escuelas públicas y privadas, haciendo muy notorias las diferencias tanto de instalaciones rezagadas como de faltas de mantenimiento haciéndolas obsoletas ante las necesidades actuales y favorezcan que el estudiante desarrolle una actitud crítica y participativa de su entorno misma que le dé sentido a lo que vive, ante un desinterés por ser partícipe de su propia historia.

El hacer compatible una legislación, la cual prioriza un valor numérico que determina el aprendizaje alcanzado acorde a una enseñanza tradicionalista, sobre una escala estimativa que haría más fácil evaluar un aprendizaje humanista donde las necesidades del estudiante se vuelven el centro de su aprendizaje.

El sector educativo en México enfrenta una serie de desafíos complejos y multifacéticos que requieren atención urgente y soluciones innovadoras por parte del nuevo gobierno.

Existe una brecha considerable en el acceso a la educación entre diferentes grupos socioeconómicos y regiones del país, afectando especialmente a comunidades indígenas y rurales. Se requiere una estrategia que lleve a una amplia cobertura de las zonas más remotas del país cobijado por un programa de becas en zonas rurales que vayan resarciendo la desigualdad en dichas áreas del país.

El currículo educativo no siempre está alineado con las demandas del mercado laboral actual ni con las necesidades de la sociedad del siglo XXI. Por lo que es prioritario, la implementación de incluir habilidades digitales, competencias socioemocionales, y enfoques interdisciplinarios que fomenten la creatividad y la innovación, dotando de la infraestructura necesaria para desarrollarlas.

El ambiente escolar se ve permeado de los problemas sociales de inseguridad, violencia física, acoso escolar, siendo distractores del trabajo educativo, por lo que surge como un nuevo reto el implementar una capacitación adecuada a los docentes y personal educativo inmerso en la problemática que les permita hacer frente y dar la mejor solución a los conflictos. La pandemia de COVID-19 destacó la necesidad de infraestructuras digitales robustas y capacitación en tecnología para maestros y estudiantes, que no surjan de una premura por solucionar un problema sino que sea capaz de ayudar como generador de nuevas oportunidades de mejora educativa mediante la expansión en las redes digitales y plataformas que apoyen una educación multimodal o a distancia.

El reto es grande pero no imposible ya que se apela a la preparación científica de la nueva Presidenta de México y sea un motivo para que se hagan grandes avances en el ámbito educativo como apoyo al desarrollo de México.

En conclusión, el nuevo gobierno mexicano enfrenta desafíos significativos en el ámbito educativo que requieren un enfoque integral y colaborativo entre diversos actores sociales, gubernamentales y educativos. La mejora en la educación no solo es crucial para el desarrollo individual de los estudiantes, sino también para el progreso social y económico de México en su conjunto. Adoptar estrategias efectivas y sostenibles será fundamental para superar estos desafíos y construir un sistema educativo más equitativo, inclusivo y de calidad para todos los mexicanos.


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion