Perspectiva laboral del abogado, algunas consideraciones.

Dr. Williams Alejandro Abdo Arias

Con el gusto nuevamente de compartir ideas que se tienen en relación a la temática que nos ocupa, pueden tomarse diversas consideraciones, que se han concretado en razón de la experiencia que nos ha brindado el pertenecer en algunos años a las comisiones de seguimiento de egresados y empleadores, por parte de la División Académica de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, y apreciar el trabajo de otras Instituciones de Educación Superior, que permiten una perspectiva general.

Al retomar las ideas que se han expresado en participaciones anteriores, romper el esquema tradicional del papel que desempeña el abogado en la sociedad actual, es complejo, pero aun lo es mas, la forma en que lo recibe la sociedad, y el futuro empleador, que desconoce la posibilidad real de aplicación por parte de un abogado a múltiples y cotidianos problemas que se presenten, o la orientación que pueda conceder en oportunidades diversas. Pretendemos pues que nos entendamos mutuamente, sin conceder que la tradición ha quedado en un punto romántico, importante, pero no inmutable, ante las nuevas tendencias que se requieren en la sociedad que empleará al futuro abogado.

La variación en los contenidos temáticos de los planes de estudio, volcados a una esfera de competencias, ha cambiado aquel dicho que en los estudiosos del Derecho indicaba que la universidad de la vida es la que podía consolidar el prestigio del abogado, ya que solo se medía por la forma en que lograba éxitos en litigios o en el servicio público.

En la actualidad, hay que ubicar que el compartir conocimientos y modos de trabajo, a nivel global, es lo que permite una transferencia de información que unifica criterios y que además, hace viable una paridad entre economías distantes, cohesionadas con el Derecho.

Ante dichas variables, el sentimiento que presentan egresados ante empleadores, que no ubican el área de aprovechamiento de los abogados, generan frustración, que se traduce en la migración del abogado a diversas actividades, respetables, pero ajenas a los que se incluyeron en su formación académica.

Los empleadores, tienen necesidades especificas según el área a la que se dedican y pretenden ubicar  sus futuros abogados, por lo cual, la diversificación en los planes de estudio con terminales en su caso de especialidad o con orientaciones que permiten una base con la cual adquirir competencias suficientes para el trayecto al ejercicio profesional, es de utilidad máxima para los empleadores, que con su expresión, han motivado como en el caso de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, seis áreas de orientación especifica, con las cuales, el perfil del egresado, corresponde a las necesidades del empleador, por lo que se aprovecha en mayor medida por este último, en un lapso inferior a la media común según el área de especialidad del empleador, el cual va de uno a tres años por lo general.

De igual forma, se apoya la idea de educación continua, por lo que la forma de complementar las bases adquiridas, permiten que el egresado tenga una posibilidad mayor de estabilidad laboral y además, de proyección ante su empleador, o en su caso, en su propia empresa.

Las tendencias actuales orientadas a la sociedad de la información, permiten que el abogado, no egrese con dudas sobre cual es su área de posible empleo, o autoempleo, pues se les orienta para que generen su ruta de acción a futuro, empleando para ello, generalmente las tecnologías de la información y la comunicación, que por su naturaleza, realizan una función integradora y orientadora de la necesidad global, proponiendo al abogado, las posibilidades de conseguir un empleo, en cualquier parte del globo terrestre, pues existe una comunidad que comparte datos, y que además, trabaja en forma de equipo, incluso por medio de teletrabajo, lo que indudablemente capta otras oportunidades para los egresados de Derecho. 

Esta expresión no es débil, al contrario, la captación de recursos humanos por medio de redes sociales especializadas, o bolsas de trabajo en línea, hace factible esta oportunidad, adicionalmente a que los obstáculos previos que tradicionalmente se tenían, como la desconfianza de cambiar de residencia, transporte, lenguaje, costumbres, ya son barreras casi destruidas, ya que cada vez mas, las brechas son menores, aunque obviamente, se generen nuevas posibilidades y obstáculos mínimos, la sociedad de la información se adapta.

El empleador actual, esta concentrado en la actualización por medio de formación continua, por lo que están volcados a procedimientos de evaluación constante, en las que la capacitación constante, para poder ser asequible, torna en los medios de educación electrónico, siendo incluso, las instituciones publicas, cada vez mas están vinculadas a generar cursos en líneas de capacitación constante y de formación múltiple, a lo que las universidades en los programas de la especialidad, pueden aprovechar el entorno de contacto con empleadores y egresados, para poder gestionar cursos, que pudieran beneficiar con ingresos a las universidades, pero también, ampliar y estimular la identidad universitaria en sus egresados y generar nuevos vínculos que generen nuevos conocimientos operativos.

Fuentes consultadas:

  • OECD (2019), Cómo medir la transformación digital: Hoja de ruta para el futuro, OECD Publishing, Paris/ACUI, Barranquilla, https://doi.org/10.1787/af309cb9-es.
  • OECD (2019), Educación superior en México: Resultados y relevancia para el mercado laboral, OECD Publishing, Paris, https://doi.org/10.1787/a93ed2b7-es.
  • OECD (2019) Employment Outlook 2019, OECD Publishing. Doi: 10.1787/9ee00155-en.
  • Universidad Juárez Autónoma de Tabasco. (2015). RESULTADOS DE SEGUIMIENTO. LIBRO DE EGRESADOS. México.

Be the first to comment

Leave a Reply