La acreditación en México

La evaluación y acreditación se han convertido en un instrumento de política pública muy importante para la elevación y el aseguramiento de la calidad en el nivel educación superior. Es un fenómeno mundial que con modelos distintos se aplica en la mayoría de los países. La idea central que sustenta este proceso es que el Estado debe garantizar un mínimo de calidad de las Instituciones de Educación Superior IES, en tanto la educación superior es un bien público por lo que es necesario impulsar mecanismos de mejora permanente cuyo fin último es lograr avances en la calidad de la educación.

En el contexto de la acreditación de los programas académicos de tipo superior, los constantes cambios en el entorno mundial derivados de la globalización económica, el surgimiento de las denominadas sociedades complejas, impulsadas por el cambio tecnológico han derivado en nuevos retos y desafíos a las instituciones de educación superior y al proceso de acreditación.

Uno de los efectos más evidentes de las nuevas condiciones es la exigencia de un perfil de egresados con competencias y habilidades que sean apoyos efectivos para su inclusión en el mercado laboral cuyos empleadores demandan trabajadores con más y mejores capacidades.

De esta forma, en los últimos años se han gestado cambios en los instrumentos de evaluación y acreditación con énfasis en la actualización de los planes de estudio y en una tendencia a centrar el análisis en los resultados del aprendizaje que tienen los alumnos durante su formación. Dicha tendencia se conoce como un enfoque basado en resultados para contrastar con la acreditación llevada hasta la fecha denominada comúnmente como evaluación de procesos.

Si bien es cierto que el modelo de “insumos” (planta académica, instalaciones, bibliotecas, servicios escolares y programas académicos, etc.), fue de gran valía para la mejora de la calidad e infraestructura de la IES, hoy día resulta de vital importancia plantearnos la cuestión  respecto a las capacidades  y competencias del egresado, que le garanticen mayores oportunidades para su desarrollo en el campo laboral, sin descuidar naturalmente el concepto de responsabilidad social que forma parte básica de toda formación de tipo superior.

México no es ajeno a esta tendencia, razón por la cual ha modificado los instrumentos de evaluación y acreditación aplicables a las IES, buscando con ello alinearse al entorno mundial y al mismo tiempo incrementar la matrícula de alumnos que cursan programas acreditados. A la fecha se tiene registrados un total de 3,444 programas académicos acreditados con una matrícula de 1,512,672 alumnos.

 

Para COPAES, organismo regulador del proceso de acreditación, existen una serie de retos y desafíos que deben considerarse   para consolidar el sistema acreditación que esbozamos brevemente, algunos de los cuales ya tenemos en marcha:

 

1.- Que COPAES mejore su capacidad institucional para regular el proceso.  Es preciso para lograrlo un cuerpo normativo explícito, claro, transparente y de aplicación general.

2.- Que su función se amplíe de reconocer a los organismos acreditadores a ejercer una supervisión y vigilancia de su operación.

3.- Que su marco de referencia general   sea modificado  siguiendo la experiencia internacional.

4.-Que junto con instituciones de educación superior y los organismos acreditadores realice investigación de resultados y la rica cantidad de información que es colectada en cada proceso de acreditación.

5.-Finalmente, el costo de la acreditación es un rubro que las IES consideran como un aspecto fundamental en la toma de decisiones para acreditar o no sus programas, ya que, si no existe el presupuesto necesario, asigna sus prioridades a otros rubros sacrificando con ello, la continuidad en la acreditación de sus programas académicos.

 

A manera de conclusión, es recomendable reforzar la regulación en materia de acreditación de programas, así como fomentar la aplicación de las nuevas tendencias basadas en resultados con el  fin de alentar a las IES a llevar a cabo la acreditación de sus programas de una manera creciente y constante, lo cual no solo ayudará a contar con mejores números en la matrícula acreditada, sino al mismo tiempo, mejorara la calidad educativa de la propia institución y por ende de sus egresados.

 

Vicente López Portillo

Ex-Director de Consejo para la Acreditación de la Educación Superior A.C. (COPAES).

Es egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), con estudios de maestría en Administración Pública en CIDE

Se ha desempeñado, entre otros cargos, como Coordinador de Asesores del Gobernador de Sinaloa de 1993 a 1998; Rector de la Universidad de Occidente (UdeO) de 1999 a 2004 en el Estado de Sinaloa; como Subsecretario de Educación Media Superior y Superior del Gobierno de esa misma entidad federativa de 2005 a 2010; y más recientemente, como Director General Adjunto de Proyectos Estratégicos en la Subsecretaría de Transporte de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes del Gobierno Federal de 2012 a 2014.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*