Importancia de la vinculación entre los diferentes niveles de educación.

Mtro. Andrés Godínez Bustos.

Categorías y niveles en el derecho fiscal.

Ya hemos dicho, que los aspirantes al conocimiento del derecho tributario y normas adyacentes aparecen en la escena de los niveles profesionales de educación, con distintos grados de conocimiento adquirido en la materia fiscal, dependiendo de la tira de materias, capacidad de profesores, deseo de aprender del estudiante y tendencia estructural de cada colegio o institución, que atendiendo a la ideología que se asiente en el seno de cada escuela, determinará si el alumno egresado fue enseñado en menor o mayor medida, con los conocimientos de esta especialidad que se imparten en las aulas.

Por ello, es relevante que los niveles de educación en el derecho fiscal sean más uniformes y apegados a la realidad de la política hacendaria, que sobre todo en el presente sexenio se ha revestido de una constante dinámica de cambio, agregada a tendencias políticas y financieras de carácter nacional en radical transformación, cuyos efectos trascienden a los alcances y limitaciones de las normas tributarias, que son entendidas o interpretadas según la facción de la economía, ya sea pública por los órganos del Estado, o privada a través del sector empresarial.

Las categorías de interpretación y validez de las leyes, reglamentos y diversas publicaciones oficiales, deben necesariamente encontrarse vinculadas a una real naturaleza fiscal y a la exacta situación económica de todos los niveles sociales en el país, para, de ese modo, evitar afectaciones a cierto sector de la sociedad y para ello es básica la correcta vinculación, entre la información que integrará a los diferentes sectores de la educación, de donde egresan los futuros gobernantes que estudiarán y someterán al congreso nacional, los cambios que a su criterio necesitan las normas tributarias generales y especiales.

Se busca, entonces, que los grados de conocimiento y niveles de actuación sean lo más apegados a las bases científicas que conforman el comportamiento nacional y mundial de las finanzas, los derechos personales y sociales, de minorías y mayorías, para vincular las necesidades de una manera equitativa y prodigar los beneficios de la política tributaria a las masas, antes de afectarle con gravámenes excesivos y ruinosos, derivados de formas de pensamiento emanados de personas o grupos que se encuentran desvinculados de la realidad social general y sectorial, precisamente por no haberse “conectado” culturalmente desde las aulas, a éstas realidades.

Vinculación necesaria de programas académicos.

Derivado de ello, cobra mayor relevancia y trascendencia la debida vinculación entre las universidades convocantes de cursos y programas de estudio en la materia fiscal, las cuales deberán estandarizar los niveles de contenido de sus planes de estudio y materias que los integran, con la finalidad de buscar la mejor uniformidad de grado entre los educandos.

Es una realidad que los cuadros de materias, contenidos de segmentos de investigación, así como los grados de importancia en las universidades e institutos, se encuentran desvinculados entre sí por razón de forma y contenido, lo cual provoca que esta diferenciación sustancial, incida en el resultado de la formación académica de los estudiantes del derecho fiscal, que a su vez, se verán reflejados en las tendencias que intervienen en la formación de las nuevas normas tributarias.

Es por esa razón que los egresados de cursos especializados en la materia fiscal “cargan” un bagaje tan disímbolo, como lo fue el contenido de los conocimientos que les fueron transmitidos en los salones de aprendizaje y con la consulta de las fuentes de información a las que acudieron, mismas que por razón natural se encuentran desvinculadas de la situación particular de cada país, debido al desconocimiento regional e ideología de sus propios autores, tratadistas que siendo nacionales o extranjeros, omiten en cierto grado, vincular sus investigaciones u opiniones a la realidad cotidiana, que se forma en los movimientos sociales, económicos y culturales, reflejados en los diversos foros de la educación.

Diversidad de profesiones y tendencias en el ámbito tributario.

La enseñanza del profesor de derecho tributario entraña una singular complejidad, como lo es la diversidad de profesiones que ostentan los alumnos a los que se dirige, que van desde abogados y contadores, administradores de empresa, economistas y financieros, hasta empresarios con estudios de ingeniería, arquitectura, medicina o cualquiera de las ciencias exactas o naturales, que, por natural razón de formación académica, entenderán a su modo los mensajes técnicos y doctrinarios que reciben en los salones de clase, provocando con ello una desvinculación, en el mensaje final que se queda fijado en el apartado mental de la comprensión y la razón.

No escapa a esta desvinculación de los niveles y grados de educación, la actuación del personal que integra los juzgados y tribunales encargados de la impartición de la justicia fiscal-administrativa, quienes plasman en sus sentencias las diferentes corrientes de pensamiento y raciocinio legal, derivadas de todos aquellos aspectos sociales y educativos que venimos mencionando, dando como resultado en algunas ocasiones, el que se emitan resoluciones que no reflejan la realidad fiscal y económica de los contribuyentes, a la luz de la fundamentación y motivación de los actos administrativos que se someten a juicio.

Tecnología del Estado vs Tecnología Privada.

La desvinculación entre los grados del conocimiento no se queda sólo en el nivel de educación personal, o del entrelazado de las instituciones encargadas de los diversos niveles de la educación, incluso de grado, pues traspasa los límites de lo humano y llega a la tecnología informática que se encuentra instalada en las instituciones hacendarias y administrativas, encargadas del control de la vigilancia de las obligaciones fiscales de los contribuyentes, que se confronta en capacidades y modernidad, contra la tecnología que se utiliza en la compañías que conforman el empresariado mexicano, así como aquella que es manipulada por los despachos de asesores que les brindan consultoría y orientación, permanente u ocasional.

Los servidores que almacenan la gran información de los contribuyentes en México, dentro de las instalaciones de las autoridades hacendarias, así como las computadoras y los equipos de hardware y software en general, no conservan una vinculación idónea, pues tienen un atraso en los modelos de fabricación y programas que les son cargados a su interior, comparados con aquellos que la mayoría de los asesores y consultores de los contribuyentes utilizan en sus oficinas, y por ello sucede en forma reiterada, que se dan lapsos donde el sistema del portal oficial del Servicio de Administración Tributaria no funciona adecuadamente, llegándose al caso que, debido a éste tipo de fallas y hackeos en internet, la propia autoridad determine que algunos días en ese estado disfuncional, se considerarán como inhábiles para el cómputo del plazo de términos perentorios respecto de obligaciones fiscales. Un ejemplo de desvinculación, que, si bien no es educativo, si resulta de trascendencia para la eficacia de la relación jurídico-tributaria mexicana.

Licenciaturas y posgrados en México.

Lo hemos dejado asentado en pasadas publicaciones: “Así como sucede con la tecnología y sus constantes cambios que son lanzados en grandes campañas publicitarias al mundo, las universidades deberán evolucionar también en la especialización de sus áreas del conocimiento, para de ese modo preparar debidamente a estudiantes que egresen con las capacidades y aptitudes mínimas, que les permitan concursar al mercado laboral público o privado con oportunidades reales y eficaces, y demostrar la valía personal y el sustento académico de cada casa de estudios, que vayan formando un prestigio sólido, preparando a profesionistas dedicados a las diversas especialidades del saber.”

Como hemos venido comentando, las instituciones educativas que imparten la materia tributaria, exponen la enseñanza conforme al grado de preparación de sus profesores, al diseño de sus planes de estudio y con el reflejo de la ideología con que fue fundado cada plantel universitario o de posgrado, es por ello que no existe en nuestro país una debida vinculación entre universidades y colegios, que transmitan al educando los conocimientos del derecho fiscal conforme a un grado homogéneo de calidad y utilidad, encontrándonos el caso de planteles que abundan en el conocimiento doctrinario, sin mostrar casos prácticos que los validen, o aquellos que en forma inversa, abusan del caso cotidiano sin enseñar las bases filosóficas de los orígenes de la materia impositiva.

Vincular todos los segmentos antes expuestos, con una educación homogénea y de calidad, debe ser un imperativo para las universidades públicas y privadas, caminando de la mano con las autoridades educativas de los tres niveles de gobierno, a fin de contar con egresados de los niveles educativos que se encuentren aptos para emitir directrices claras, que hagan de las obligaciones fiscales de los contribuyentes un sencillo y claro trámite para su cumplimiento.

Mtro. Andrés Godínez Bustos.

godinezfiscal@gmail.com

  • Maestro en Derecho Fiscal (Colegio Superior de Ciencias Jurídicas)
  • Lic. en Derecho (Universidad Autónoma de Puebla)
  • Diplomado en derecho de competencia económica (ITAM)

Be the first to comment

Leave a Reply