Financiamiento en la educación. Adecuación, pertinencia y oportunidades

Mtra. Dolores Maribel Cantero Ramírez.

El momento de pandemia actual que se vive en el país, ha mostrado la falta de preparación de las autoridades educativas para dar una respuesta adecuada, a las características tan dispares de cada nivel educativo, pretendiendo solucionarlo con programas poco revisados y llenos de errores que en lugar de despejar dudas llegan a confundir a los estudiantes, lo que ha dejando al descubierto la falta de una estructura capaz de hacer frente a las necesidades de una sociedad cambiante.

Es en este momento que nos permite observar las grandes desigualdades que muestran los estudiantes, al no contar con lo elemental para lograr que su aprendizaje pueda superar los diferentes escenarios, desde el no contar con las herramientas tecnológicas más elementales como la televisión para llevar a cabo el proceso de aprendizaje,  así como las condiciones topográficas del país que impiden la conectividad adecuada para un cambio hacia los ambientes virtuales, así como la adecuación de los planes y programas de estudio, que debido a la situación de emergencia se ha tratado de adecuar.

Siempre ha sido insuficiente la inversión en educación por parte del Estado, quien es el encargado de proporcionar los recursos económicos, para el logro de los objetivos en la educación, lo que hace más notorias las desigualdades e impide el logro de un avance en los aprendizajes.

Actualmente surge como prioritario, que se apuntale adecuadamente al sistema educativo como institución generadora de oportunidades sociales, se busca que dote a los estudiantes de los conocimientos que le permitan integrarse de una manera igualitaria al sector productivo, lo cual no se ha podido lograr por falta de recursos tanto económicos como de personal debidamente preparado.

Lo apresurado de la solución propuesta para la problemática mundial se ha perdido de vista la pertinencia de los saberes y las necesidades que el país requerirá al término de la misma, actualmente los docentes se enfrentan a otras disyuntivas, provocar el conocimiento de un tema nuevo o ayudar al estudiante a que desarrolle sus habilidades tecnológicas.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), ha propuesto que para que la educación alcance los niveles de calidad a nivel mundial, tendrá que hacerse una inversión del 8% del Producto Interno Bruto (PIB) del país, actualmente se ha querido dar un apoyo mayor a la educación, pero aún sigue siendo insuficiente, quedando por debajo de lo requerido ya que actualmente, es del 5%, aun haciendo uso adecuado de los recursos no son suficientes para acabar con las desigualdades antes mencionadas.

¿Cómo hacer que las escuelas no se vean dañadas por la próxima recesión económica del país? ¿Cómo solventaran tantas necesidades para alcanzar las metas propuestas como instituciones?

En el caso de la educación pública, siempre se ha visto la diferencia en el uso de recursos económicos, desde la estructura física de las escuelas hasta la implementación de nuevas soluciones al problema, actualmente es notorio las instituciones, que han dedicado parte de sus recursos para hacer eficientes los recursos disponibles y hacer frente a los retos.

Para la educación media superior en el ámbito tecnológico, se podría beneficiar en el ámbito económico, mediante la realización de convenios con las industrias en las cuales se establezcan actividades, que los estudiantes puedan realizar  y que las  industrias  apoyaran a las instituciones educativas en sus necesidades estructurales de capacitación o de equipo, logrando que las escuelas estén equipadas con la tecnología que requieran, que sus futuros empleados conozcan y aprendan a utilizar mediante un aprendizaje activo, como es planteado en el Plan de Desarrollo 2019-2024 de lograrlo se  compaginaría  la teoría y la práctica de los estudiantes, dándole un sentido a su aprendizaje o como se busca en la educación, lograr la transversalidad.

Algunos pensarían que se retrocedería al volver la mirada atrás en la educación, pero no todo lo anterior fue malo, ya que permitió que ambos sectores de la sociedad como lo son, el educativo y el industrial se beneficiaran por lo menos a nivel técnico.

Es una gran oportunidad para la educación, el mostrar que la enseñanza no la dan los centros escolares, sino los docentes que no se conforman, sino  comprometidos con sus estudiantes, sin esperar lo que el estado les puede proporcionar, sino buscan las formas más pertinentes para el logro de sus objetivos de enseñanza, haciendo ver que la institución que representan muestra otras formas de enseñanza, aprovechando los recursos que se tienen, en el caso de la institución a la que represento Cetro de Estudios Tecnológicos Industrial y de Servicios No.33 (CETIS33), he sido participante activo, de las circunstancias adversas que ha sufrido nuestro país, siendo pionera en la realización de aulas prefabricadas después del sismo de 1985, es por ello que sabemos, que saldremos adelante como institución, siempre apoyando el aprendizaje tecnológico de nuestros estudiantes.

Mtra. Dolores Maribel Cantero Ramírez.

doloresmaribel@yahoo.com.mx

  • Maestría en Educación Básica Universidad Pedagógica Nacional.
  • Licenciada en ciencias naturales por la Escuela Normal Superior De México  .

Be the first to comment

Leave a Reply