Educar en tiempo de Virus.

Dr. Alejandro Rodríguez Rodríguez

Quiero compartir esta reflexión contigo como educador que me considero. Hablemos de educador a educador.

Factor 1

Hoy el coronoavirus nos pone ante una nueva realidad educativa. El aislamiento social por temor a contagio y la reclusión en casa como estrategia de contención han generado una situación impensable hace un par de semanas: no hay clases en forma tradicional, no hay maestros en el aula física, no hay horarios establecidos y tampoco funcionan los centros educativos como se hacia antaño.

Factor 2

Pareciera que ni los Padres de familia, ni los estudiantes ni nosotros como educadores, mucho menos las autoridades, saben si hay aprendizajes, si éstos son significativos, si servirán para la vida ni mucho menos si los nuevos escenarios que viven nuestros estudiantes les permitan asimilar lo que les proponemos aprendan ya sea apoyándonos en manuales. Estar en casa ha modificado tu salón de clases, los estímulos de tus estudiantes les dispersan más, las estrategias didácticas parece que no estaban pensadas para un nuevo modo de vivir la experiencia de aprendizaje.

Factor 3

Pocos docentes nos sentimos expertos en el uso de la tecnología con fines intencionadamente educativos. Si bien manejamos varias plataformas para recibir algún curso, es diferente ahora ser el gestor del aprendizaje desde una pantalla, o remotamente, o solo por los medios -limitados- de usar una computadora e internet. La realidad es apabullante: ni somos relevantes en los medios para nuestros estudiantes, ni sabemos mediar la avalancha de información que nuestros estudiantes acceden en cada instante, ni tenemos la garantía que se logren los objetivos de aprendizaje pretendidos en planeaciones, ni mucho menos formamos para lo que se dice formar: la vida como escuela.

Esto tres factores que menciono y vivimos por cuestión sanitaria, a mi modo de entender, nos deja palpar el futuro de la educación: no salones de clase, no escuelas con horarios determinados, no docente como mediador autorizado para un aprendizaje que está ahí en la red, no mas curriculums inflexibles -como los tiene México- ¿tiene alguna posibilidad la escuela de hoy, para la realidad compleja del mañana? ¿Hay algo en lo debamos enfocar a enseñar y que sea relevante para quienes vivirán hiper-conectados en el momento que decidan estarlo?

Me parece que son 6 posibilidades de comenzar, como educadores del hoy y del mañana, a aprender y a trasmitir:

  1. Conectividad. Que para nosotros educadores es una competencia que va más allá de tener acceso a internet ininterrumpidamente con banda suficiente para navegar sin dificultad descargando el material  que se desee. Me parece que debe ser un trabajo inter-disciplinar donde los estudiantes tengan las herramientas para trabajar colaborativamente en la red (los gamers pueden aportar mucho a esto), para que el fluir de la información en la red sea un estímulo intencionadamente educativo y no sólo una suma de dispersores. Una estrategia educativa que favorezca la reflexión crítica de nuestros estudiantes “solos” frente a las redes sociales ¿cómo analizar lo que se tiene en la red? ¿Qué relevancia tiene en mi vida y en mis valores? ¿Cómo resuelvo el problema de aprender cosas significativas y valiosas para mi vida a través de las TIC´s? ¿Cuál es la mejor decisión que me conviene tomar frente a opción A y B, A o B?
  2. Creatividad. Una competencia que requiere favorecer la imaginación de nuestros estudiantes con narrativas fantásticas e intencionadamente educativas. Quizá recuperar los clásicos de la literatura como “Viaje al centro de la tierra”, “el Principito”,” 80 días de viaje submarino”,” La Iliada” ,“la Odisea”, los cuentos de Asimov, etc. Sean los instrumentos que permitan el desarrollo funcional de la creatividad que todo estudiante posee y sean los instrumentos que permitan a los Padres de Familia acompañar el proceso de aprender desde la vida y para la vida de sus hijos.
  3. Cultura Diversa. Cada ventana que abran en sus pantallas, nuestros estudiantes se verán confrontados con experiencias culturales diversas. Nuestros estudiantes necesitaran instrumentos que les permitan ser competentes para discernir lo que es relevante para su vida de lo que no lo es tanto, requerirán tomar decisiones que les permitan incluir lo que les hace mejores personas para el mundo. El contexto virtual es diverso y diversificado, el intercambio respetuoso de experiencias diversas requiere colaboración de todos los que nos interesa formar al ciudadano del mañana, los problemas reales del mundo se pueden analizar en la pantalla y nuestros estudiantes requerirán una presencia que guíe, acompañe y forme.
  4. Colaboración. Nuestros estudiantes requieren la competencia de la colaboración, de aprender a trabajar en equipos apoyados en la red, la competencia de ponderar lo propio y lo ajeno en el mundo virtual y real, de tomar decisiones convenientes y actuar en consecuencia valiéndose de las redes sociales cuyo impacto es masivo. La competencia de construir comunidad y buscar el bien común solidariamente, eso requiere pensamiento critico y comunicación efectiva.
  5. Comunicación. La paradoja del mundo hiper-conectado es que todos quieren comunicar algo pero no todos logran ser relevantes en su comunicación. Diversas plataformas nos permiten tener la oportunidad de comunicarnos (YouTube, Instagram, FB, Twitter, etc.) pero no siempre preparamos a nuestros estudiantes para comunicarse bien. Ser claros, directos, oportunos y asertivos en el momento de comunicarse, suelen ser habilidades que suponemos no nos corresponden. Hoy al no tenerles en el aula, sabemos que sin esas competencias serán irrelevantes en el mundo virtual y, por ende, no existirán para el mundo.
  6. Pensamiento Crítico. Ausentes físicamente de la escuela, con tiempo para estar conectados, viajando por las más diversas páginas web. Humanamente parece imposible estar a su lado, ayudándoles a lograr ser críticos frente a lo que se presenta en la vida real y virtual. Me parece que debemos preparar para que cada estudiante tenga las herramientas mínimas de criticidad que el mundo sin escuelas tradicionales nos avizora. Educar al uso de la razón motivando al diálogo, buscando la justicia para todos, pretendiendo lo mejor de cada uno pues cada uno es capaz de logros personales mas que de metas preestablecidas, enseñando a ponderar lo valioso de lo irrelevante con estrategias de autoconocimiento, de reflexión y autoapropiación; educar a la toma de decisiones desde los valores que sostienen la vida diaria, son todos ellos motivos de educar para ser cada día la mejor versión de uno mismo.

Estimado educador, te animo a que intentes las 6 C´s ahora que el coronavirus ha modificado nuestros ritmos de vida, de aprendizaje, de sociedad y de economía. Hoy puedes pensar en ser relevante para tu estudiante, que ya vive la realidad de un aprendizaje diferente y de manera virtual. Porque el docente intencionalmente educa para la vida, porque vive lo que propone. Es intencionadamente relevante, porque es valioso lo que propone. Es modelo de lo que propone, porque irradia lo que lleva en su esencia: Educar para la vida.

Dr. Alejandro Rodríguez Rodríguez

arrarrsdb@gmail.com

  • Doctor en Educación por la Universidad de San Francisco, California. USA.
  • Maestro en Teología y Mundo Contemporáneo por la Universidad Iberoamericana, CDMX.
  • Licenciado en Filosofía por el Instituto Salesiano de Estudios Superiores, CDMX

1 Comment

  1. Estimado Doctor Alejandro, a pesar de que no soy docente pero ayudo a chicos de primaria a realizar sus tareas en estos tiempos difíciles en los que vivimos, plantea una nueva forma de vivir, un cambio de 360° en donde las 6c´s que nos plantea deben de ser primordiales para poder salir esta etapa y de la misma forma nos ayuda a la preparación del mañana.

    Saludos
    Cardoso Gil Alan Kevin
    UNITEC Marina, CDMX.

Leave a Reply