Desarrollo de un nuevo pensamiento para la inclusión

Mtra. Mayra Lizeth Rodríguez Villareal

La educación no puede verse como privilegio de unos pocos, sino como un derecho de todas las personas, por lo que, en esa idea, habrá de asumirse desde los derechos humanos: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben de comportarse fraternalmente los unos con los otros” (art. 1) (ONU, 1948; ONU, 1948)

La experiencia en preescolar enfocada al apoyo a los alumnos con alguna necesidad educativa o discapacidad, puedo compartirles que el trabajo que desarrollan los alumnos se basa en implementar una educación inclusiva con estrategias para favorecer que la escuela sea eficaz para poder atender a las niñas y niños que desean asistir.

Cada uno de los maestros tiene la responsabilidad de promover la equidad y la inclusión de forma integral en todos los alumnos. La inclusión educativa/escolar es un proceso que responde a la diversidad de las necesidades de cada uno de las niñas y niños que la requieren, teniéndose que adaptarse a estas necesidades y ofertando una educación personalizada.

El avance de cada alumno sin duda alguna no solo depende del profesor/maestro responsable del grupo, sino que se tendría que iniciar en el hogar con la aceptación de la familia, y apoyarse en la escuela misma que tendría que contar con la infraestructura, adecuaciones, materiales  y condiciones necesaria para recibir a cualquier alumno, además de contar con el apoya del trabajo y aceptación del colectivo docente del plantel educativo; acorde a la organización de esto último, se tiene que considerar la reorganización o adecuación de los contenidos curriculares aplicables para realizar las actividades en un ambiente  en condiciones  propicias para favorecer el aprendizaje significativo en todos los alumnos sin excepción.

Llegar al aprendizaje del alumno en la institución debe contar con las condiciones de incluir y aceptar a todos, empezando con la integración activa de los padres de familia, docentes, especialistas, director y administrativos. Aquí es donde se hace el trabajo colaborativo con un mismo fin.

Favorecer la inclusión de los alumnos es un deber del docente, para ello es necesario contar con características específicas como pueden ser, tener una cálida relación  con ellos, involucrarse, conocerlos, tomar en cuenta el entorno  en donde se desenvuelve el alumno, fomentarla participación activa de la familia en las actividades de la escuela (escuela para padres, kermes, mañanas de trabajo, actividades cívicas, paseos guiados, etc.) a la vez diseñar junto con el equipo interdisciplinario apegándose al ritmo y estilo de aprendizaje de los alumnos para orientar la atención en quienes son candidatos de riesgo  y exclusión social. Resaltando que toda propuesta debe ser siempre flexible, abierta y diversificada.

En la actualidad  aún existen planteles educativos regulares con la consigna  de ser inclusivos, sin embargo al llegar un alumno con discapacidad  le cierran el acceso a la educación, negándole la atención con frases como “no podemos trabajar con un niño así” haciendo referencia a un alumno con Trastorno del Espectro de Autista (TEA); “ el maestro de apoyo solo viene dos días a la semana” “no puedo atender solo a su hijo y descuidar al resto de los alumnos” y es en este momento donde en lugar de ser inclusiva se convierte en “exclusiva” de alumnos “normales” según el propio docente. Estas acciones violentan los derechos de las niñas y niños y las disposiciones establecidas en LA LEY GENERAL PARA INCLUSIÓN DE LAS PERSONAS CON DISPACACIDAD.

Para poder atender alumnos con discapacidad o necesidad educativa especiales el maestro debe concientizarse, documentarse, prepararse y actualizarse permanentemente.

Algunos del punto que considero favorecen el trabajo con alumnos con discapacidad o necesidad educativa especial:

  • CONOCER e identificar bien al alumno; el profesor debe de enfocarse y tomar en cuenta los factores y situaciones que lo rodea en su entorno social y familiar.
  • ATENDER A DIVERSIDAD todos los alumnos son “especiales” cada uno tiene una necesidad carencia; sin ser exclusiva de una discapacidad.
  • PARTICIPACION ACTIVA es deber del profesor empaparse de las necesidades de los ritmos y estilos de aprendizaje; para de ahí partir a la implementación de acciones y actividades de su cotidianidad fomentando el pensamiento crítico y colaborativo.
  • ACTIVIDADES PROPUESTAS; de igual manera es deber del profesor estar abiertos a la sugerencia del niño, atender sus inquietudes, de esta manera se fomenta su imaginación y creatividad, la motivación es fundamental por lo que la familia juega también un papel muy importante para lograr que el alumno sea el actor principal mediante su propia iniciativa.
  • OBJETIVOS MEDIBLES es importante que los alumnos pasen por retos y esfuerzo alcanzables acorde a su condición.
  • FAMILIA, es en ellos con quienes se tiene que trabajar en equipo, porque ellos son quienes conocen plenamente al alumno. Es importante fomentar un clima de confianza y buena comunicación, pero sobre todo inducirlos al compromiso para lograr los objetivos planteado en el plan de intervención.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*